Consigue mi e-book gratuito “Desayunos Antiinflamatorios”

Qué son los neurotransmisores y cómo saber si los tengo desequilibrados

Podemos definir los neurotransmisores como las palabras del sistema nervioso: son las moléculas de las emociones, el comportamiento y la motivación. Los neurotransmisores permiten que las neuronas se comuniquen entre ellas: son mensajeros químicos que posibilitan infinidad de procesos cognitivos, como pensar o tomar decisiones. La neurona que libera el neurotransmisores es la presináptica y la que lo recibe, la postsináptica. Para ir de una a otra el neurotransmisor tiene que atravesar un espacio vacío llamado hendidura sináptica. Este proceso se conoce como sinapsis o transmisión sináptica y si falla la función cerebral se deteriora, es decir, se produce la neurodegeneración.

Cronobiología de los neurotransmisores

Existen más de 40 neurotransmisores en el sistema nervioso: acetilcolina, dopamina, noradrenalina, adrenalina, ácido gamma-aminobutírico (GABA), serotonina, glutamato, histamina… Sin embargo, si queremos simplificar mucho cómo nos afectan desde que nos despertamos hasta que nos vamos a la cama y nos dormimos, veamos cómo es su cronobiología o línea temporal a lo largo de un día:

  • Por la mañana, al despertar necesitamos arrancar, iniciar la acción, comenzar “proyectos”, ya sean físicos o psíquicos. Necesitamos un embrague y para eso tenemos la dopamina. La dopamina es el neurotransmisor de la motivación, el despertar, el deseo (y no tanto el placer). Y para que el cerebro pueda producir suficiente cantidad, necesitamos aporte proteico en el desayuno (mínimo 20 gramos de proteína) y pocos hidratos de carbono, para que la tirosina (aminoácido precursor de la dopamina) no se desvíe de la ruta metabólica de la dopamina y se vaya al ciclo de Krebs, ya que disminuiría el paso de tirosina al cerebro. Es importante para la propia fabricación de dopamina, pero también porque la dopamina es precursora de noradrenalina y adrenalina.
  • Y es que a media mañana, el cuerpo segrega noradrenalina y adrenalina; son el acelerador, nos ayudan a pasar a la acción, a buscar la recompensa, a enfrentarnos a los problemas y a que “no perdamos gas”.
  • Por la tarde, sin embargo, el cuerpo tiene que ir bajando el ritmo y en nuestro organismo habrá un pico de serotonina, la cual frena el exceso de actividad del resto de neuromediadores. Sus efectos están relacionados con el sueño, el humor, el apetito, la temperatura, el comportamiento (falta de intereses), el peristaltismo (tránsito intestinal)… La serotonina no se produce correctamente ni en las cantidades óptimas si no pasamos suficiente tiempo expuestos a luces naturales; es decir, la oscuridad, los interiores, los días cortos y nublados producen déficit de serotonina.
  • Ya por la noche nuestro organismo necesita realizar otras funciones y entrar en el estado de sueño: entonces tenemos el pico de melatonina, de manera que podamos asegurar un sueño relajado y placentero. Sin olvidar de que, además, esta hormona tiene efectos antioxidantes y antimigrañosos. Pero, ojo: la melatonina se produce a partir de la serotonina, por lo que si esta última está baja (poca exposición a luz natural durante el día, por ejemplo), no habrá suficiente materia prima para fabricar melatonina tampoco.

Los factores que más afectan al equilibrio de los neurotransmisores son los desajustes hormonales, las glucemias mal reguladas y la inflamación. Y esto deberá resolverse antes de intentar ver cada neurotransmisor individualmente. Aun así, en este artículo vamos a centrarnos en conocer cuáles son los síntomas que presentamos cuando se alteran cuatro de ellos: acetilcolina, dopamina, GABA y serotonina.

No olvidemos que los neurotransmisores están integrados funcionalmente en los sistemas inmunitario y endocrino, y por eso los síntomas que provocan son tan amplios y diversos. Pero veamos cómo podemos identificar cuál o cuáles están fallando más según los síntomas que tenemos:

Desequilibrio de los neurotransmisores y sus síntomas

Acetilcolina

Síntomas de alteraciones en la actividad de la acetilcolina:

  • Pérdida de la memoria visual y fotográfica: dificultad para aprender y memorizar, olvidarse de lo que acabas de leer. 

  • Pérdida de la memoria verbal: olvidarse de lo que ibas a decir en medio de la conversación, de las palabras y los nombres de cosas y personas.

  • Lapsus de memoria constantes: dónde he dejado las llaves, dónde he aparcado el coche, qué iba a decir.

  • Disminución de la creatividad.

  • Menor capacidad de comprensión.

  • Dificultad para hacer cálculos, reconocer objetos y caras.

  • Falta de agilidad mental y responder lento ante los estímulos (incluso conducir muy lento).

  • Dificultad para orientarse y perderse fácilmente.

Dopamina

Síntomas de alteraciones en la actividad de la dopamina:

  • Falta de motivación. Se siente placer por las cosas (vs serotonina) pero no la motivación para hacerlas; cuando se hacen, se disfrutan.

  • Incapacidad para empezar o terminar proyectos y tareas.

  • Sentimiento de falta de valor e inutilidad; dudas de ti mismo.

  • Sentimientos de desesperanza.

  • Saltar a la mínima; todo te irrita (progesterona baja).

  • Rabia y agresividad en situaciones de estrés.

  • Ganas de aislarse de los demás.

  • Falta de interés inexplicable por la familia y las amistades.

  • Necesidad de cafeína o comida para sentirse bien (chute de dopamina).

  • Niveles bajos de progesterona en mujeres y testosterona en hombres, ya que son hormonas necesarias para la captación de dopamina.

GABA

Síntomas de desequilibrios con el GABA:

  • Sentimiento de ansiedad o pánico sin razón aparente.

  • Sentimiento de miedo.

  • Sentimiento de tensión y nervios internos.

  • Tener una mente hiperactiva.

  • Dificultad para desconectar cuando quieres descansar.

  • Dificultad para centrar la atención.

  • Preocupación por cosas que antes ni te planteabas.

  • Tienes tics que casi son tocs.

  • Insomnio o problemas para dormir.

  • Síndrome de piernas inquietas.

  • Sensibilidad a la luz.

  • Tendencia a hacer demasiados proyectos y tareas.

  • Necesidad de dormir con la tele.

  • Dificultad para hacer solo una cosa a la vez: sueles ver Netflix, mirar Instagram y contestar Whatsapp a la vez.

  • Tendencia a ser distraída fácilmente, lo cual causa llegar tarde porque te entretienes.

Ojo: muchos síntomas son similares a los de las alteraciones de la tiroides, especialmente en momentos en que se segrega demasiada hormona tiroidea y se acelera el metabolismo.

En cualquier caso, no te olvides de que las 3 causas principales de deterioro cognitivo son las glucemias desreguladas (y la inflamación que producen), la falta de oxigenación en el cerebro y la hiperestimulación (estrés crónico de bajo grado).

1 Comentario

  1. Diego

    Gran post!! Muchas gracias Ramón!!

    Da gusto encontrarse con expertos como tú, especialmente en este tema que creo que está totalmente infravalorado en la medicina convencional, por favor podrías completar este excelente articulo con suplementación/adaptógenos que podrían ayudar en cada caso?

    Por favor, continua con ésta magnifica labor que realizas! Un saludo,

    Diego

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *